Contemporáneo y elegante, así; es el estilo black and white

El Black and White ha pasado de las pasarelas a los hogares, esta tendencia que estuvo muy de moda en los años 20 combina los siempre clásicos blanco y negro con figuras geométricas y se ha convertido hoy en la sensación en cuanto a diseño interior.

Son diversas las formas en que se hace uso de los blancos y negros, en una de las más usadas el primero se impone en las paredes y el segundo en los accesorios, como muebles, alfombras, cojines, floreros e incluso, cuadros, todos formando figuras geométricas.

Los cojines son justamente, uno de los elementos decorativos más usados dentro de esta tendencia, pues resaltan los espacios con tejidos o estampados que intercalan los colores.

Los vinilos o el papel decorativo ofrecen también una eficaz alternativa en este estilo, usarlos con figuras como líneas o círculos negros sobre paredes blancas genera un impactante contraste, que llena de elegancia espacios como la sala, el estudio o el comedor.

Otra alternativa para el contraste de blancos y negros viene de la mano de pequeños detalles, como las placas de nuestra línea Living-Light, materiales como el grafito y el acero sobre paredes blancas constituyen el pincelazo final para hacer aún más contundente la decoración Black and White.

Esta combinación de tonos se considera hoy como una de las más apetecidas si de transmitir estilo se trata, puede usarse en toda una casa o apartamento o en espacios puntuales, como las habitaciones, la sala o la cocina; incluso, se recomienda las líneas verticales en blanco y negro en una sola pared para diversificar los espacios, esto hará que se gane en amplitud e impacto.

Los tonos blancos llenan de luminosidad y brindan una fuerte sensación de amplitud, los tonos negros por su parte transmiten profundidad y fuerza, juntos, debidamente combinados harán que sus espacios luzcan vanguardistas y modernos, conservando una línea decorativa siempre minimalista.

Con el estilo Black and White es posible variar constantemente, sumando o retirando colores puedes pasar de un estilo clásico y elegante, a uno más luminoso y moderno, o bien, conservar el neutral intermedio que genera el equilibrio tonal.